MODIFICACION DEL CODIGO CIVIL EN MATERIA DE PRESCRIPCION

MODIFICACION DEL CODIGO CIVIL EN MATERIA DE PRESCRIPCION

La Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil que entró en vigor el pasado 7 de octubre de 2015, ha introducido una modificación en el plazo de prescripción de las acciones personales que no tengan señalado un plazo especial.

El objetivo de esta reforma es dotar al sistema de mayor seguridad jurídica, estableciendo un plazo máximo razonable que permita al acreedor actuar en defensa de sus intereses. Se trata de una medida acorde a los tiempos y necesaria a la que habrá que prestar especial atención, pues son  numerosas las relaciones que surgen en el tráfico jurídico que se verán afectadas por la misma.

Se acorta el plazo de prescripción de las acciones personales que no tengan establecido plazo especial, fijándose tras la citada reforma en cinco años en lugar de quince como disponía el artículo 1964 del Código Civil,  quedando en adelante redactado de la siguiente forma:

Artículo 1964

1. La acción hipotecaria prescribe a los veinte años.

2. Las acciones personales que no tengan plazo especial prescriben a los cinco años desde que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación. En las obligaciones continuadas de hacer o no hacer, el plazo comenzará cada vez que se incumplan.

Asimismo, la Disposición transitoria quinta  al referirse al “Régimen de prescripción aplicable a las relaciones ya existentes”, dispone que: “El tiempo de prescripción de las acciones personales que no tengan señalado término especial de prescripción, nacidas antes de la fecha de entrada en vigor de esta Ley, se regirá por lo dispuesto en el artículo 1939 del Código Civil.”

El citado artículo 1939 del Código Civil, reza: “La prescripción comenzada antes de la publicación de este código se regirá por las leyes anteriores al mismo; pero si desde que fuere puesto en observancia transcurriese todo el tiempo en él exigido para la prescripción, surtirá ésta su efecto, aunque por dichas leyes anteriores se requiriese mayor lapso de tiempo.”

Es decir, si a la entrada en vigor de esta Ley quedasen dos años para que prescriba la acción, seguirán disponiendo el interesado de dos años para accionar; si faltan tres, cuatro y cinco, continuaría de igual forma. Ahora bien, todas las deudas que a partir de la entrada en vigor de esta norma tengan un plazo de prescripción de 6 años o más, quedarán sometidas al nuevo plazo de 5 años contados desde la fecha de su entrada en vigor. Es decir, que si no hay interrupción de la prescripción todas las acciones personales nacidas antes de la vigencia de la Ley 42/2015 estarán prescritas el 7 de octubre de 2020.

Como se ha indicado anteriormente, muchos son los supuestos que se producen habitualmente a los que afectará dicha reforma, como por ejemplo, algunas de las obligaciones derivadas de la celebración de un contrato de compraventa, algunas acciones causadas por un defectuoso cumplimiento de las obligaciones etc.

En materia de comunidades, afectará la reforma en cuanto al plazo para la reclamación de cuotas impagadas.

 

 

No hay comentarios en este artículo

Publica un comentario

Comentario
Nombre
Email
Website